Energía Solar Térmica

Las instalaciones de energía solar térmica de OliSolar captan la radiación del Sol mediante unos colectores o placas solares y la transforman en calor aprovechable que transmiten, bien al agua caliente sanitaria, o bien a un circuito de calefacción (radiadores o suelo radiante).

¿Por qué instalar solar térmica?

La energía térmica, además de ser la aplicación que más puede usarse en el ámbito doméstico para reducir la emisión de gases contaminantes y disminuir la dependencia de los combustibles fósiles, es la más económica y rentable de las energías renovables.

A raíz de la aprobación del Código Técnico de la Edificación en España, es obligatorio utilizar dispositivos que garanticen un mínimo de cobertura de demanda energética mediante la energía solar. Además, existen diferentes subvenciones, incluso acumulables, de las distintas administraciones que ayudan a soportar su coste.

Las instalaciones solares térmicas son fiables y don una larga vida útil (unos 25 años con buen mantenimiento). Además durante su funcionamiento proporcionan un ahorro en combustible que nos permitirán amortizar su coste.


Funcionamiento

El líquido del circuito primario absorbe el calor captado en los colectores o placas solares y, mediante una bomba hidráulica, este fluido pasa a través del acumulador o depósito, donde, mediante un sistema de intercambio, transmite el calor al circuito secundario de agua caliente sanitaria o calefacción.

En momentos en que la energía solar térmica no cubra el 100% de la demanda energética necesaria para calentar el agua a la temperatura deseada, por ejemplo un días nublados, se hace uso de un equipo auxiliar, generalmente una caldera de gas o gasóleo, para elevar la temperatura los grado que sea necesario. Según la actual normativa, el agua debe someterse a una temperatura de 60°C, como medida de prevención contra la legionela, aunque posteriormente se mezcla con agua fría para rebajar la temperatura hasta 45°C, que es la temperatura de consumo.

Todo este proceso funciona bajo el control de un dispositivo electrónico central que se encarga de automatizar y coordinar la circulación del agua del circuito primario – cuando les necesaria una mayor aportación térmica-, controlar la temperatura de los colectores, garantizar la seguridad del sistema, e incluso, en el caso de los modelos más avanzados, enviar un informe de avería por correo electrónico al servicio de mantenimiento.


Aplicaciones

Agua Caliente Sanitaria

La producción de agua caliente sanitaria es la Aplicación de la energía solar térmica más común, dada su rentabilidad.

Al tratarse de un consumo regular a lo largo del año y a una temperatura media de entre 38°C y 40°C, la producción de ACS (agua caliente sanitaria) es perfectamente compatible con el aprovechamiento de la radiación solar.

 
Contacto            Ver fotos de instalaciones

Calefacción Solar

La calefacción solar supone una reducción de hasta el 55% del consumo de gas o gasóleo. Técnicamente sería posible que la instalación cubriera casi el 100% de las necesidades de calefacción, pero entonces ésta trabajaría muy por encima de las necesidades medias anuales. Es por ello que nuestras instalaciones se calcula para cubrir completamente las necesidades de agua caliente sanitaria, y entre un 30% y un 40% (según caso) de la demanda energética anual de calefacción.

Contacto            Ver fotos de instalaciones

Climatización de piscinas

Climatizamos piscinas exteriores e interiores a partir de energía solar térmica. Instalamos colectores solares de polipropileno y usamos la energía sobrante que generan los colectores solares para calentar una piscina, bien para alargar la temporada de baño en piscinas exteriores,  bien para suministrar energía durante el año en piscinas interiores – hecho que supondrá un gran ahorro energético.


Contacto            Ver fotos de instalaciones
Comments