Suelo Radiante

Características del suelo radiante

  • La temperatura de trabajo oscila alrededor de los 40ºC respecto de los 70ºC- 80ºC típicos de la calefacción por radiadores. Ello implica una serie de ventajas: menores pérdidas térmicas, permite el uso de calderas de baja temperatura y posibilidad de integrar, como fuentes de calor, la bomba de calor y la energía solar. Sistemas que generan agua caliente a baja temperatura y ahorran energía.

  • El radiador es todo el suelo. No hay contrastes de temperaturas fuertes. Sensación de calefacción suave y uniforme.La Calefacción por Suelo Radiante a baja temperatura, es el sistema de calefacción que más se aproxima al sistema IDEAL de calefacción.

  • Los radiadores concentran más calor al disponer de menor superficie de intercambio. La emisión por radiación se localiza en el propio radiador y el resto del habitáculo es calentado por convección. La calefacción basada en convección es de peor calidad, se estratifica en el local en forma de inversión térmica (caliente arriba y frió abajo) 

 

Con la calefacción por suelo radiante, se obtiene la temperatura más uniforme en todo el espacio (unos 20 ºC) desapareciendo así las zonas frías y calientes (gradientes de temperatura) características de la calefacción por radiadores.

 

  • Se liberan las habitaciones de aparatos emisores.
  • El suelo radiante sólo calienta una pequeña cantidad de aire en contacto con el suelo a una temperatura máxima de 29º. Esta temperatura apenas provoca corrientes de convección. Por tanto, no levanta polvo, no ennegrece las paredes, cortinas, …
  • El aislamiento térmico se incluye debajo del suelo de toda instalación de este tipo. Otra prestación es la de actuar de aislamiento acústico (concepto de suelo flotante).
  • La superficie del suelo se halla a temperaturas suaves (entre 24ºC a 28ºC), previene, por tanto, enfriamientos en los niños pequeños.
  • No reseca el aire. Al no calentar el aire sino los materiales y objetos del lugar, no se pierde la humedad natural del aire. Elimina el efecto de "paredes frías" y permite respirar un aire más fresco con el consiguiente aumento de la sensación de bienestar.
  • Tiene gran inercia térmica. Por tanto no es recomendable para ocupación discontinua a no ser que se pueda operar a distancia. Para uso diario se aplica los principios de regulación proporcional con sonda exterior y reducción nocturna.
  • Hay que tener cuidado con lo que se clava en el suelo.


Justificación del ahorro energético


  • Disminución de pérdidas térmicas en tuberías generales.
  • Uso de calderas de baja temperatura y por tanto con mayores rendimientos.
  • Menores perdidas por techo. El suelo radiante actúa básicamente por radiación y no por convección; por tanto, no genera bolsas de aire caliente en los techos. Esto es importante en edificios con techos altos.
  • Reducción de pérdidas por ventilación de las viviendas o espacios calefactados. Este tipo de instalación apenas calienta el aire.
  • La temperatura es uniforme ya que el emisor es todo el suelo. Esto se traduce en una reducción de la temperatura de confort, en centralita, de 2ºC.

 

Sumando estos factores puede suponer un ahorro de un 15%, que si se utilizan fuentes de calor de última generación (calderas de condensación, calderas de baja temperatura, bombas de calor, energía solar) puede ser muy superior.
 
Comments